Casi restaurada Iglesia de Santa Lucía

Casi restaurada Iglesia de Santa Lucía

- in Sociedad
0

El padre Antonio Salinas, párroco de la comunidad de Santa Lucía, Francisco Morazán, ha realizado una magnífica labor coordinando las labores de preservación de la primera edificación católica de que se tiene memoria registrada en Francisco Morazán. La iglesia, cuyo atrio goza de una magnífica vista a las montañas que rodean Tegucigalpa, alberga en su altar el Cristo crucificado más antiguo de Honduras, enviado en 1572 a la comunidad personalmente por el Rey de España Felipe II, quien lo envía desde España como regalo a la comunidad, aledaña a varias minas de oro y plata . Hasta el año 1992, la imagen fue venerada como el “Cristo Negro de Santa Lucía”, pero perdió su color, precisamente, con una primera restauracion, demostrando que su matiz oscuro fue obra de haber tenido expuesta la imagen durante siglos al polvo y al humo de las velas que le ofrendaban. Muchos devotos, en aquel entonces, reaccionaron pues se pensó que habían cambiado la imagen, pero tras mostrar el hecho con pruebas fidedignas todo volvió a la normalidad en el pintoresco pueblecito. El padre Tony explicó que las más recientes labores de restauración del templo comenzaron dos años atrás, cuando le fue asignada la parroquia, que se encuentra fuertemente resguardada con cámaras dado el inestimable valor de varias de las piezas que contiene. La restauración de la fachada y del altar mayor, así como de la pila bautismal, los techos, retablos y obras de arte, convierten a esta pequeña iglesia en uno de los destinos más importantes de nuestro país para turistas religiosos. También se ha convertido en un sitio preferido por los novios que buscan sellar su amor rodeados de la belleza colonial de Santa Lucía, pueblito encantador que es una verdadera joya histórica de Honduras.

 

 

You may also like

DIMESA y el protagonismo mediático que no ayuda a la MACCIH

Sin lugar a dudas, el trabajo de apoyo