Angelina Jolie, el pecado de ser perfecta

Angelina Jolie, el pecado de ser perfecta

- in Sociedad
0

angelina

Todo comenzó en Camboya hace 14 años. El terremoto interior que transformó a la entonces provocadora y excéntrica actriz Angelina Jolie en la comprometida activista –y madre devota de seis hijos- que esta semana presidía en Londres la primera cumbre internacional contra la violencia sexual en conflictos armados se produjo tras un viaje que le cambió la vida.

Ella pensaba que había volado hasta Phnom Penh para filmar Lara Croft: Tomb Raider. Pero la bofetada de realidad que recibió en uno de los países más pobres del mundo le abrió los ojos hasta tal punto que al regresar a Los Angeles puso en duda toda su existencia y decidió darle un giro de 180 grados.

No es habitual que una celebridad tan joven –entonces apenas tenía 26 años- se tome el mundo tan en serio como lo ha hecho Angelina Jolie desde que Camboya la obligó a entender que más allá del champán y las alfombras rojas que se desplegaban a sus pies existe todo un universo de dolor, miseria e injusticia en el que se ahoga la mayoría de la población mundial.

Las celebridades como ella y las nimiedades de su día a día ocupan espacios desproporcionados en la prensa respecto al que se le da a los problemas reales del planeta. Pero mientras otros famosos explotan económicamente este tipo de atención mediática, Jolie optó por utilizarla como altavoz con el que obligar a la gente a escuchar lo que a menudo no quiere oír.Todo comenzó en Camboya hace 14 años.

El terremoto interior que transformó a la entonces provocadora y excéntrica actriz Angelina Jolie en la comprometida activista –y madre devota de seis hijos- que esta semana presidía en Londres la primera cumbre internacional contra la violencia sexual en conflictos armados se produjo tras un viaje que le cambió la vida.

Ella pensaba que había volado hasta Phnom Penh para filmar Lara Croft: Tomb Raider. Pero la bofetada de realidad que recibió en uno de los países más pobres del mundo le abrió los ojos hasta tal punto que al regresar a Los Angeles puso en duda toda su existencia y decidió darle un giro de 180 grados.

No es habitual que una celebridad tan joven –entonces apenas tenía 26 años- se tome el mundo tan en serio como lo ha hecho Angelina Jolie desde que Camboya la obligó a entender que más allá del champán y las alfombras rojas que se desplegaban a sus pies existe todo un universo de dolor, miseria e injusticia en el que se ahoga la mayoría de la población mundial.

Las celebridades como ella y las nimiedades de su día a día ocupan espacios desproporcionados en la prensa respecto al que se le da a los problemas reales del planeta. Pero mientras otros famosos explotan económicamente este tipo de atención mediática, Jolie optó por utilizarla como altavoz con el que obligar a la gente a escuchar lo que a menudo no quiere oír.

You may also like

Vettel acabó con sequía; se lleva el GP de Australia

El piloto alemán de Ferrai, Sebastian Vettel, se