¿Por qué el Sahara no está en América del Sur?

¿Por qué el Sahara no está en América del Sur?

- in El Mundo
0
Que el desierto del Sahara forme parte de África, y no de Sudamérica, se debe a una casualidad geofísica y las fuerzas del interior de la Tierra.

América del Sur le debe su forma de gran triángulo al hecho de que el continente africano se quebró por una línea en el oeste del desierto del Sahara y no en el Este, como calculan científicos que también pudo haber sucedido, según un estudio publicado por Science Daily y realizado por el Centro de Investigaciones Geológicas Helmholtz (GFZ), con sede en Potsdam.

Hace 130 millones de años tuvo lugar la fragmentación de una de las más importantes partes de la corteza terrestre: lo que hoy conocemos como América del Sur se separó de su plataforma central llamada Gondwana, hoy África.

Gondwana, a su vez, había sido el resultado de la división del continente matriz conocido como Pangea, que se había partido en dos, 70 millones de años antes de la división de la plataforma que luego iría a formar África y América del Sur. La otra parte de Pangea, en el norte, se llamó entonces Laurasia, que más tarde también se rompería para formar otros dos continentes, Europa y Asia.

América del Sur, ¿rumbo Hawaii? Pero siendo la topografía de los continentes un factor decisivo para la vida de sus pobladores, el interés por imaginarse a América del Sur con el desierto del Sahara en su territorio ha sido grande en la comunidad internacional de geólogos.

Así, según los científicos del GFZ, el quiebre de la corteza terrestre que trazó la línea de separación de África pudo haber sido a lo largo de Nigeria y Libia y no como, en efecto, sucedió, muchos kilómetros al occidente de la frontera con el desierto. En el otro caso, América del Sur tendría una inmensa joroba que, probablemente, hubiera dado lugar a la formación de un gran Golfo de México.

Dicho abultamiento hubiera generado una especie de “Océano Atlántico sahariano”, como lo describen los geólogos de Potsdam, que realizaron su trabajo en cooperación con la Universidad de Sydney y con la ayuda de modelos númericos y en tercera dimensión de los bloques continentales.

El interés de los australianos en estudiar los movimientos de las placas tectónicas no es casual: si América del Sur surgió del desprendimiento de Gondwana, por su flanco occidental, algo similiar ocurrió con los desprendimientos a lo largo del flanco oriental, de los que surgieron Australia, India, Madagascar y la Antártida.

You may also like

Polémica por una ‘votación fantasma’ en el Balón de Oro

El nombramiento de Luka Modric como Balón de