Las marcas que mueren por su propio éxito

Las marcas que mueren por su propio éxito

- in El Mundo
0

marcas

El gran sueño de toda corporación es que su marca exclusiva se convierta en un nombre de uso cotidiano para que se venda más y más. Bueno, eso no es necesariamente la verdad.

Piensen por ejemplo en Kleenex, Jacuzzi, Frisbee.

¿Cuándo fue la última vez que utilizó un “pañuelito de celulosa” para sonarse la nariz, se zambulló en una “tina de hidromasajes”, o jugó en el parque con un “disco giratorio volador de plástico”?

Podría parecer como un lapsus lingüístico bastante inocuo confundir una marca registrada con un producto; es más, uno pensaría que sería un honor para la empresa dueña de ese exitoso nombre, pero tanta popularidad también puede ser una señal de que la marca está en los estertores de la muerte.

Sello de origen

Cuando los consumidores interpretan a la marca registrada como el nombre del producto, en lugar de identificarla con su origen exclusivo, esa marca pierde su distintivo.

Ahí es donde entran las empresas rivales, listas para aferrarse a ese poderoso nombre para identificarlo con su producto.

Y si pueden convencer a las autoridades que protegen la propiedad intelectual de que tienen el derecho a usar el nombre porque es de uso cotidiano, esa marca registrada está destinada a la morgue -víctima de “genericidio”.

You may also like

Ley contra la Violencia en los Estadios fue puro cuento y engavetada

Ley especial para la seguridad y prevención de