Venezuela, el niño rico de América Latina

Venezuela, el niño rico de América Latina

- in Economía, Internacional
0

petroleo_bomba_6

Para muchos observadores externos, e internos también, Venezuela es terriblemente difícil de entender. Para algunos es una utopía socialista; para otros, una dictadura. Ninguna de estas descripciones resume de una forma completa, o útil, cómo un país con las reservas más grandes de petróleo también padece una escasez de papel higiénico. Así que presento otro punto de vista.

Si eliminamos el componente ideológico, Venezuela es un niño rico mimado con hábitos perniciosos: ampuloso, confundido, gastando más de lo que tiene, adicto a los ingresos de petróleo y en negación con respecto a esta adicción. ¿Le parece absurdo? Si usted tuviera US$3 billones de reservas petroleras en su cuenta privada podría terminar igual.

Venezuela, como muchos casos disfuncionales de su tipo, padece de poco sentido de la realidad. Siempre ha tenido este problema. Durante el shock a los precios del petróleo en la década del 70, los milagrosamente inflados ingresos petroleros crearon durante un breve tiempo el desbordado consumismo y los faraónicos sueños de la “Gran Venezuela”. La visión panamericanista de Chávez, la “Revolución Bolivariana”, es tan sólo su más reciente ilusión vana.

Sin embargo, Venezuela, como todos los niños ricos echados a perder, también tiene despertares sobrios periódicos, en especial cuando lo ordenan quienes supervisan su dinero (en este caso el Fondo Monetario Internacional). Entonces dicen que es hora de organizar las cuentas, vender el carro deportivo y aterrizar.

Para todo adicto hay un momento doloroso cuando, si quieren dejar el vicio, deben realizar una autorreflexión estricta y asistir a difíciles reuniones de 12 pasos (en el argot se llaman “planes de ajuste estructural”). Venezuela ha tenido dos episodios de este tipo, en 1989 y en 1996. Sin embargo, sus duras realidades pueden llevar al adicto a perder el rumbo y terminar en otra racha de consumo. Al día siguiente generalmente hay culpa, un sentido de desesperanza y pérdida de estatus: las condiciones ideales para la trascendencia religiosa.

You may also like

El uruguayo Gustavo Matosas firmó este martes como técnico de la selección de fútbol de Costa Rica, con la misión de clasificar al combinado centroamericano al próximo Mundial de Catar-2022. Matosas, de exitosa trayectoria en el fútbol mexicano, firmó el contrato que lo une al equipo tico en un hotel cercano a la capital, con el presidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefutbol), Rodolfo Villalobos. “Hoy nuestra federación y el señor Matosas hemos llegado a un acuerdo donde los objetivos de ambos convergen”, dijo Villalobos. “Es un gran desafío que me tiene muy entusiasmado”, declaró Matosas tras firmar el contrato. “Lo voy a tomar como si fuera mi propio país”. La firma se hizo en una ceremonia que inició con un video que exaltaba la trayectoria del nuevo entrenador de “la sele”, el cual culminó con la frase “bienvenido profe”. Posteriormente, dos niños de una escuela de fútbol le entregaron la camiseta de “la sele”. El técnico de 51 años ha dirigido 14 clubes en su carrera, y llega a Costa Rica después de una pausa de un año, en la que dijo que se dedicó a estar con su familia. Matosas entró en el radar de la Fedefutbol por su trayectoria en clubes mexicanos, donde obtuvo un bicampeonato con el León y llevó al América a ganar la Liga de Campeones de Concacaf. “Su energía, su perseverancia, carácter, entrega, fuerza, autoridad, conocimiento e inteligencia son las virtudes que lo acompañan y lo hacen merecedor de que toda Costa Rica lo reciba con confianza y optimismo”, expresó Villalobos. – Catar, única opción – El presidente de la Fedefutbol insistió en que el contrato de cuatro años lleva implícita la exigencia de clasificar a Catar. “La exigencia la tenemos clara, no hay otra opción más que ir a Catar, y al Mundial no se va de la noche a la mañana, hay que trabajar”, destacó. Matosas dijo que tiene conocimiento del fútbol costarricense por el tiempo que pasó en México, cuando enfrentó a clubes ticos. Aún así, indicó que antes de iniciar sus funciones el 2 de enero se dedicaría a observar a los jugadores e “ir conociendo un poco más por dentro a la selección”. Lo que lo motivó para aceptar a la selección de Costa Rica, un país con restricciones presupuestarias y salariales, es que le permitirá cumplir su sueño de ir a un Mundial. “Hoy estoy un paso más cerca de ese sueño”, sostuvo. “La plata no es todo en la vida, a veces los sueños hablan más alto en la vida, más cuando sentís que te van a apoyar. ¿Tenés idea de lo que es ir al Mundial? Va más por el corazón”, explicó. Costa Rica fue eliminada en primera ronda en Rusia-2018, pero en Brasil-2014 llegó a un histórico cuarto de final. El nuevo entrenador sustituirá al costarricense Oscar Ramírez, quien llevó a la selección tica a Rusia. Acompañará a la selección a sus próximos cuatro fogueos ante México (11 de octubre en Monterrey) y Colombia (día 16 en Nueva Jersey), así como ante Chile (16 de noviembre en Rancagua) y Perú (20 de noviembre en Arequipa). En esos amistosos, la ‘sele’ estará dirigida por el técnico interino Rónald González.

El uruguayo Gustavo Matosas firmó este martes como