La Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) informo que al menos 2,000 contribuyentes son evasores del fisco

La Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) informo que al menos 2,000 contribuyentes son evasores del fisco

- in Economía, Nacional
0

EVASION-24

En dos semanas se espera esté concluida la reclasificación de los contribuyentes, aunque preliminarmente se estima que por lo menos 1,500 tributarios son evasores o son pagan al fisco como pequeñas empresas.

La Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), apenas espera que a finales de este año el número de grandes contribuyentes se amplíe de 575 a dos mil, dentro de los propósitos de ampliar la base de personas jurídicas y naturales que aportan a la hacienda.

Las cifras son bastante conservadoras si se toma en cuenta únicamente 42 mil hondureños cumplen con su deber de aportar al fisco de un universo de ocho millones de habitantes.

Esto explica por qué la recaudación de tributos en Honduras No es equitativa, justa ni universal, un fenómeno frente al cual la DEI, busca ampliar la base de contribuyentes.

La institución ha incrementado la presencia en aquellos departamentos cuyo rendimiento tributario es muy bajo, pese al movimiento comercial que tiene lugar en sus términos.

Gracias al incremento de tales controles, en el primer trimestre de este año se ha logrado superar en más de cien por ciento la meta de las recaudaciones en los puntos aduaneros.

Empero la intervención del sistema aduanero No ha sido suficiente para detener las actividades de quienes cometen delitos tributarios, a través de los 120 puntos ciegos que operan a nivel nacional.

Y los sitios de registro aduanero siguen siendo vulnerables. Esta semana se ha constatado que en menos de un mes han sido introducidos 36 contenedores de un mismo propietario, bajo la justificación que la mercadería importada es parte de una donación masiva que sería distribuida para cubrir necesidades de poblaciones necesitadas.

You may also like

Olimpia logró rescatar un punto en Costa Rica ante los Red Bull

Tras un primer tiempo para el olvido, Olimpia