Van Persie: “No nos precipitemos”

Van Persie: “No nos precipitemos”

- in Deportes
0

2370183_full-lnd

Por increíble que parezca, hubo una época en la que Robin van Persie era el enfant terrible del fútbol holandés.

Ni siquiera entonces su talento pasaba inadvertido a nadie, pero sus arrebatos y rabietas sobre el terreno de juego y sus salidas de tono fuera de él consiguieron que muchos se preguntaran si aquel extremo llegaría alguna vez a hacer realidad lo mucho que prometía. Las lesiones y la falta de regularidad tampoco ayudaban demasiado, aunque sobre todo era, a juicio de algunos, la volatilidad y la inmadurez de Van Persie lo que sembraba dudas entre sus detractores.

Incluso a sus admiradores de siempre les cuesta reconocer al antiguo Van Persie en el jugador y, lo que es más importante, en la persona que actualmente, como capitán, lidera con el ejemplo la selección nacional de los Países Bajos. El reticente extremo de antaño se ha convertido en uno de los delanteros centro más eficaces, efectivos y regulares del fútbol. El viernes, cuando los holandeses necesitaron ayuda para remontar el partido contra España, a nadie le sorprendió la identidad de la persona que cargó sobre sus hombros la responsabilidad de asegurar el resultado.

Una metamorfosis ideal
De hecho, Van Persie acababa de celebrar su gol del empate y ya circulaban por Internet las imágenes retocadas de aquel soberbio cabezazo en plancha, en las que se le veía volando hacia el balón con una capa al viento de color naranja. Lo que siguió parece salido de una historieta de superhéroes. El jugador del Manchester United volvió a batir la meta rival para coronar una remontada impresionante, en la que los Países Bajos transformaron un gol en contra en una victoria por 5-1 sobre los campeones del mundo y de Europa.

Las consecuencias eran inevitables. Los holandeses, considerados hasta el momento demasiado jóvenes y débiles como para aspirar realísticamente al trofeo, se auparon de inmediato al grupo de favoritos. Sin embargo, ante la repentina ola de optimismo y euforia, ¿quién otro que el sereno y, sí, sensato capitán del equipo podía apelar a la sensatez y bajar de las nubes a toda una nación?

Como ha declarado Van Persie: “La competición acaba de empezar. Hemos conseguido un resultado impresionante, pero nos queda un largo camino por recorrer para ganarla. Éste es mi quinto [gran] campeonato, y sé bien cómo son estas cosas: la euforia se esfuma tan rápido como aparece. Por eso tenemos que seguir así, no sólo por la gente y los aficionados, sino también por nosotros mismos”.

“Todos nuestros paisanos están eufóricos y felices. Cargamos con el peso de las expectativas de una nación, que hasta ahora no habían sido demasiadas en comparación con otros años. Creo que nos beneficiaba el hecho de que nadie esperara demasiado de nosotros, pero, lógicamente, la dinámica ha cambiado después del partido. Como país, no debemos precipitarnos. Hay que ser realistas”.

Aunque, mientras previene de las expectativas desatadas, sea la personificación de la calma y la moderación, Van Persie pone especial cuidado en no restar valor a la hazaña que protagonizó su equipo contra los defensores del título. Nadie hubiera predicho el resultado ni la forma en la que se consiguió, y el propio capitán holandés pertenece a esa legión de desconcertados.

“Los españoles han ganado todo lo que se podía ganar en los últimos seis años”, puntualiza refiriéndose a la racha triunfal de la Roja en tres grandes campeonatos consecutivos. “Ha demostrado al mundo de lo que son capaces una y otra vez. Nos parece más bien una gesta fantástica haber sido capaces de poner fin a la racha”.

“Hemos empezado este Mundial a lo grande, y creo que hemos hecho felices a muchos. He visto las imágenes y las espectaculares secuencias de las celebraciones que han dado la vuelta al mundo, y me he sentido muy orgulloso. Sin embargo, como he dicho, se trata tan sólo de los tres primeros puntos. Ahora tenemos que concentrarnos en Australia. Será un partido completamente diferente al de España”.

“Los australianos despliegan un estilo de juego muy diferente al nuestro y, en mi opinión, debemos adaptarnos si queremos ganar. Adaptar tu juego de una vez para otra es un proceso interesante. Sin embargo, contamos con un cuerpo técnico excepcional, que sabe exactamente cómo prepararnos para cada partido. Por lo tanto, no me preocupa”.

El respeto mutuo que sienten Van Persie y Louis van Gaal figura entre las características más sobresalientes de esta nueva era de la Oranje. No en vano, fue el técnico quien tomó la arriesgada y polémica decisión de despojar a Wesley Sneijder de la capitanía y otorgársela a su delantero estelar. Van Persie le ha correspondido convirtiéndose en el máximo goleador de la fase de clasificación europea para la Copa Mundial y, de paso, en el principal anotador de su nación. Ahora, además, ha espoleado al equipo en la conquista de una de sus victorias más sonadas.

“Tenemos un seleccionador que lo ha ganado todo. El equipo confía ciegamente en él y le profesa un gran respeto”, manifiesta. “Estamos en sintonía con él y con lo que quiere de nosotros. Esta conexión tan estrecha con tu entrenador, y hablo en nombre de todos mis compañeros, es una gran ventaja. El seleccionador no se deja impresionar fácilmente, y nos lo hace saber. Nos enseña a respetar al rival, pero sin permitir que nadie nos intimide, porque somos tan buenos como el que más. Acabamos de demostrarlo contra España”.

You may also like

Beckeles se quedo sin liguilla en México

El futbolista hondureño Brayan Beckeles, tuvo una semana