Una afición catracha fiel a su selección