Sevilla es el campeón de la Europa League

Sevilla es el campeón de la Europa League

- in Deportes
0

10369042_10152820515582306_5848739854509028340_o

El Benfica se topó con la maldición de Bela Guttmann personificada en Beto. El portero fue decisivo en la tanda de penaltis deteniendo dos penas máximas y dio la tercera Liga Europa al conjunto hispalense. El Cardozo y Rodrigo vieron como el meta portugués les detenía sus respectivos lanzamientos y Gameiro, en el disparo decisivo, no perdonó. El galo terminó completando el trabajo que había empezado su compañero y que prolongaron Bacca, MBia y Coke.

Hasta llegar a la tanda final, lo cierto es que de no haber sido porque se trataba de una final de una competición continental, el espectáculo no era el más atractivo posible. La falta de circulación de balón y de precisión sobre el verde se sustituyó por nervios, emoción e intensidad en unas gradas que no pararon de animar pese a que contaron con 7.000 butacas vacías.

Los sevillistas intentaron presionar sobre el campo portugués y buscaron a Oblak con pases profundos de un Rakitic que se encontró una y otra vez con la buena colocación de Garay y Luisao. Bacca era una isla en el ataque y las bandas hispalenses apenas eran capaces de poner un centro medido sobre el área del Benfica.

Con este guión, el conjunto lisboeta encontró todo facilidades cuando tocaba salir a la contra. Los españoles se olvidaban de que sin balón tocaba volver para guardar la ropa y cada galopada de los Gaitán, Rodrigo o Lima, aceleraba las pulsaciones de un Emery que no dejaba de hacer kilómetros por su área técnica.

Primero avisaron los de Jorge Jesús antes del descanso. Con la mente puesta en los vestuarios, Beto despejó el remate de Maxi Pereira en una posición algo forzada y el árbitro no vio un posible penalti de Fazio. El paso por los vestuarios no cambió demasiado la situación y sólo a los tres minutos, Pareja tuvo que sacar bajo palos el disparo de Lima.

Los centrales del Sevilla tuvieron que hacer su trabajo y el de los laterales, ya que tanto Coke como Alberto Moreno estuvieron imprecisos con el balón y precipitados en sus salidas al cruce. El lateral izquierdo volvió a dar un susto a los suyos y por fortuna para él, el árbitro no vio el penalti que cometió sobre Rodrigo cuando su ex compañero en la selección sub21 le ganó una carrera.

No necesitaba tener posiciones largas el Benfica para inquietar a Beto durante el segundo acto. Los nervios sevillistas hacían buena parte del trabajo portugués y sin la capacidad de juntar líneas de pase, cada minuto que pasaba era una incógnita sobre como iba a llegar el remate de los lusos ante Beto.

Gaitán lo buscó con un potente disparo, Garay cabeceó sin precisión en el segundo palo y Lima estuvo lento en los metros finales, donde más que pensar hay que definir. Menos dentro de los palos, el Benfica mandó el cuero a todos los lados posibles. La maldición de Bela Guttmann se instaló en las botas de los lusos hasta que llegó la prórroga.

En el tiempo añadido, el Benfica mostró sus intenciones al dar entrada a Cardozo en lugar de Siqueira. Jorge Jesús vio que las fuerzas escaseaban entre su rival y no dudó en mostrar su lado más ambicioso para evitar la tanda de penaltis.

Cosas del fútbol, el Sevilla estuvo muy cerca de evitar el fatídico final por medio de Bacca. El esférico le llegó a un Rakitic que todavía pudo hacer el esfuerzo de jugar en profundidad sobre su compañero. El punta colombiano no tenía apoyos, nadie le acompañaba y su única opción fue echarse el balón en largo y buscar el mano a mano con el meta rival. Hasta entonces fue todo perfecto, según lo previsto, pero en el último momento, donde el punta no ha fallado esta campaña, el golpeo con el exterior se marchó directamente fuera cuando Emery ya celebraba el gol de la victoria en la banda.

El Benfica tampoco estaba para tirar cohetes en el tramo decisivo del partido. Ni desmarques, ni orden sobre el verde. Sólo valía la intuición y la aportación de los hombres de refresco como Gameiro en los sevillistas y Cardozo en las Águilas Rojas. Ninguno de ellos pudo evitar lo que todos esperaban e incluso deseaban: que todo se decidiera desde el punto de penalti.

You may also like

El uruguayo Gustavo Matosas firmó este martes como técnico de la selección de fútbol de Costa Rica, con la misión de clasificar al combinado centroamericano al próximo Mundial de Catar-2022. Matosas, de exitosa trayectoria en el fútbol mexicano, firmó el contrato que lo une al equipo tico en un hotel cercano a la capital, con el presidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefutbol), Rodolfo Villalobos. “Hoy nuestra federación y el señor Matosas hemos llegado a un acuerdo donde los objetivos de ambos convergen”, dijo Villalobos. “Es un gran desafío que me tiene muy entusiasmado”, declaró Matosas tras firmar el contrato. “Lo voy a tomar como si fuera mi propio país”. La firma se hizo en una ceremonia que inició con un video que exaltaba la trayectoria del nuevo entrenador de “la sele”, el cual culminó con la frase “bienvenido profe”. Posteriormente, dos niños de una escuela de fútbol le entregaron la camiseta de “la sele”. El técnico de 51 años ha dirigido 14 clubes en su carrera, y llega a Costa Rica después de una pausa de un año, en la que dijo que se dedicó a estar con su familia. Matosas entró en el radar de la Fedefutbol por su trayectoria en clubes mexicanos, donde obtuvo un bicampeonato con el León y llevó al América a ganar la Liga de Campeones de Concacaf. “Su energía, su perseverancia, carácter, entrega, fuerza, autoridad, conocimiento e inteligencia son las virtudes que lo acompañan y lo hacen merecedor de que toda Costa Rica lo reciba con confianza y optimismo”, expresó Villalobos. – Catar, única opción – El presidente de la Fedefutbol insistió en que el contrato de cuatro años lleva implícita la exigencia de clasificar a Catar. “La exigencia la tenemos clara, no hay otra opción más que ir a Catar, y al Mundial no se va de la noche a la mañana, hay que trabajar”, destacó. Matosas dijo que tiene conocimiento del fútbol costarricense por el tiempo que pasó en México, cuando enfrentó a clubes ticos. Aún así, indicó que antes de iniciar sus funciones el 2 de enero se dedicaría a observar a los jugadores e “ir conociendo un poco más por dentro a la selección”. Lo que lo motivó para aceptar a la selección de Costa Rica, un país con restricciones presupuestarias y salariales, es que le permitirá cumplir su sueño de ir a un Mundial. “Hoy estoy un paso más cerca de ese sueño”, sostuvo. “La plata no es todo en la vida, a veces los sueños hablan más alto en la vida, más cuando sentís que te van a apoyar. ¿Tenés idea de lo que es ir al Mundial? Va más por el corazón”, explicó. Costa Rica fue eliminada en primera ronda en Rusia-2018, pero en Brasil-2014 llegó a un histórico cuarto de final. El nuevo entrenador sustituirá al costarricense Oscar Ramírez, quien llevó a la selección tica a Rusia. Acompañará a la selección a sus próximos cuatro fogueos ante México (11 de octubre en Monterrey) y Colombia (día 16 en Nueva Jersey), así como ante Chile (16 de noviembre en Rancagua) y Perú (20 de noviembre en Arequipa). En esos amistosos, la ‘sele’ estará dirigida por el técnico interino Rónald González.

El uruguayo Gustavo Matosas firmó este martes como