Mentalidad ganadora en el banquillo suizo

Mentalidad ganadora en el banquillo suizo

- in Deportes
0

2372566_full-lnd

Suiza se estrenó con victoria en la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, aunque el combinado helvético pasó muchos apuros frente a una selección de Ecuador que no se amilanó y se mostró ambiciosa y veloz en ataque. El gol de la victoria llevó la firma de Haris Seferovic, que fue suplente y sólo jugó los últimos quince minutos del duelo. El delantero helvético aprovechó el último ataque de su equipo para anotar el 2-1 definitivo en el tercer minuto del tiempo de compensación.

 

No es la primera vez que Seferovic marca un gol tan importante para Suiza. En la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Nigeria 2009, el ariete de la Real Sociedad anotó en la final frente a la selección anfitriona el tanto que supuso el 1-0 y que acabó dando el título al combinado centroeuropeo.

 

Seferovic demostró así, una vez más, que es un hombre con buena puntería en los momentos importantes. “Como ya ocurrió en su día en el Mundial Sub-17, hoy me ha tocado a mí, pero lo que quiero simplemente es jugar y marcar muchos goles, no sólo los decisivos”, declaró el ariete, cuya alegría por marcar fue mayor si cabe que la que sintió en la cita nigeriana. “Esto es el Mundial, hay más nivel y se juega más rápido”, explicó. Sin embargo, Seferovic no se conforma con el papel de revulsivo, al igual que el otro goleador suizo de la jornada, Admir Mehmedi, que entró tras el descanso y que en el primer balón que tocó anotó de cabeza el 1-1.

 

Un gol histórico
A sus 23 años, Mehmedi hizo historia con su certero cabezazo. El centrocampista del Friburgo alemán no sólo puso fin a la racha de 266 minutos sin marcar que acumulaba Suiza en la Copa Mundial de la FIFA™, sino que se convirtió en el primer suplente del combinado helvético que ve puerta en una competición mundialista.

 

“La verdad es que no conocía ese dato”, confesó entre risas  un Mehmedi visiblemente orgulloso. “Lógicamente, eso hace que sea todavía más especial. Ha sido muy bonito y estoy encantado. Apenas tengo palabras para describir lo que siento”. Seferovic y Mehmedi se reivindicaron con sus goles, y el seleccionador Ottmar Hitzfeld no lo tendrá fácil a la hora de decidir si los vuelve a dejar en el banquillo en el próximo partido.

 

En cualquier caso, aunque su deseo es jugar, los dos goleadores tampoco alzan la voz para reclamar la titularidad. “Creo que he jugado y entrenado bien durante la preparación. Quedarme fuera del once inicial esta tarde fue una decepción, pero soy un profesional que se ha preparado bien y seguiré trabajando al máximo”, explicó sobre su situación Mehmedi, que hasta hoy sólo había marcado un gol con la selección suiza.

 

Francia, el próximo reto
El triunfal inicio supone para Suiza una inyección de moral de cara al partido contra Francia. “Ahora tenemos más fe y confianza y podemos afrontar el partido con la cabeza bien alta. No le tenemos miedo a Francia”, declaró un Seferovic que cree firmemente en la victoria. El ariete dedicó el gol a su padre, “que hoy está de cumpleaños y nunca ha dejado de apoyarme”.

 

Lograr los tres puntos frente a la selección gala supondría poner un pie en octavos de final, y cualquier cosa puede pasar una vez en esa ronda. Al igual que Seferovic, Ricardo Rodríguez y Granit Xhaka estuvieron también en Nigeria 2009 y saben lo que es conquistar un título mundialista.

 

A pesar de su juventud, los tres campeones del mundo sub-17 no dudan en compartir su experiencia con el resto del plantel. “Puede que ya sepamos un poco cómo funciona un certamen de estas características, así que intentamos transmitírselo a los compañeros”. En cualquier caso, la responsabilidad de liderar al equipo recae sobre los jugadores veteranos, mientras que a los jóvenes les toca “mostrar su desparpajo y tratar de hacerlo lo mejor posible”, concluye Seferovic.

Será apasionante comprobar hasta dónde es capaz de llegar Suiza con esta fórmula.

You may also like

La “H” regresa a los entrenamientos de cara a la Copa Oro 2017

Después de un día de descanso, la Selección